Las mujeres tenemos una especial vinculación con La Madre Tierra y con La Madre Luna, nuestra naturaleza cíclica es un reflejo y nuestros ciclos danzan con ellas.

Todas las mujeres somos una representación de El Femenino Divino y un canal de amor, de vida y de sabiduría y cada vez más las mujeres, estamos recordando esta sabiduría y conocimiento ancestral

«El Pozo de los Deseos» es ese CANAL que somos, conectado al centro de La Tierra, por el que sube el agua de vida y de misterio hacia la superficie, para poder reflejar el cielo. El cielo estrellado o a la gran Luna llena. La magia de la Luna Llena, nos hipnotiza, nos llama y nos inspira mostrándonos la alquimia maravillosa de esa Luna femenina receptiva, reflejando los rayos del Sol en su sagrado masculino.

Es pura magia y alquimia. La sabiduría de combinar y danzar las energías para trasformar la realidad.